CUSCO - CUZCO

LINEAS GRATUITAS:   USA: 1-800-790-2961
Línea Local:    España - Barcelona: 0034-931846831
Argentina - Bs. As.: 0054-1159175461
UK - Londres: 44-203-393-8867

Horario de Atención: Lunes a Viernes: 9 am - 6 pm Hora Peruana: GMT -5 horas
Atractivos
de Cusco
Casonas
de Cusco
Iglesias
de Cusco
Museos
de Cusco
Arte de
Cusco
Restaurantes
en Cusco
Deportes de Avent. en Cusco
Artículo de Cusco Noches de Cusco Cusco Cultural Festividades en Cusco Tours in Cusco Gastronomía
de Cusco
Fotos de Cusco


EL ULTIMO
REFUGIO INCA

CUSCO


Cusco Home Page
Cusco Página Principal
Mapa del Sitio
Galería Multimedia
Fotos de Cusco

Nuestras Oficinas
Alrededores en Cusco
- Sacsayhuamán
- Ollantaytambo
- Chincheros
- Kenko
- Písac
- Aguas Calientes
- Sitios Sagrados
- El Valle Sagrado
- Paucartambo
- Tambomachay
- Yucay
- Andahuaylillas
- Pikillacta
- Puca Pucará
- Suchuna o Rodadero
- Sabacurinca
- Raqchi
- Tipón
- Circuitos
- Otras Provincias
- Camino Inca

Información Histórica en Cusco
- Historia del Cusco
- El Tahuantinsuyo
- Planificación
- Arquitectura de Cusco
- Descripción La ciudad
   Inca

- El Centro Incaico

Información Útil en Cusco
- Ubicación
- Clima de Cusco
- Servicios en Cusco
- Dinero en Cusco
- Comunicaciones en
   Cusco

- Transporte en Cusco
- Salud en Cusco
- Teléfonos y
   direcciones


ENJOY CORPORATION
Oficinas Principales
Schell 343 - Of. 607
Miraflores - Lima 18
PERU
Tel: +51 1 702-2000
Fax: 511-445-1750

LLAMADA GRATUITA:
USA: 1-800-790-2961
 
P E R U
FOTOS DE CUSCO
GALERIA MULTIMEDIA

Tours en Cusco Vuelos a Cusco

VERSION EN INGLES
CUSCO PERU


Machu Picchu

En busca del último refugio inca


¿Cómo fueron los días previos del hallazgo de Machu Picchu, uno de los atractivos más visitados del mundo?, ¿cómo llegó Hiram Bingham -el terco explorador norteamericano- a esta insondable montaña andina rodeada de precipicios y levantada a casi 2400 m.s.n.m.?, ¿se trató de un golpe de suerte o del merecido premio a la persistencia de un arqueólogo? En esta crónica, sustentada en los relatos del propio Bingham en su libro "La Ciudad Perdida de los Incas", tratamos de responder algunas de las incógnitas que envuelven a este misterioso complejo inca, declarado por la UNESCO, en 1983, como Patrimonio Cultural de la Humanidad


     El día recibió a Hiram Bingham y a sus compañeros de expedición con una helada llovizna y un friecillo matinal, que congelaba las ganas de continuar el ascenso por las escarpadas alturas andinas; pero él, como encargado del grupo, no podía dejarse vencer por las inclemencias del clima serrano. Tenía que seguir en la búsqueda de la última capital incaica.
 
 
Introducción Artículos

   * Aventuras en el
     Camino Inca

   * Anécdotas en el
     Camino Inca

   * Ruinas en el
     Camino Inca

   * Choquequirao a
     Machu Picchu

   * La Plaza de
     Armas

   * El Koricancha
   * El Paraiso de los
     Incas

   * En Aguas
     Sagradas

   * Último refugio
     Inca
   * Entre desfile de
     Santos

   * Los Caminos de
     Huayhuash

   * Intihuatana
   * Corpus Christi
   * Maras
   * Noche Bohemia
   * Tipón a
     Andahuaylillas

   * Sacsayhuamán
   * San Blas
     Los expedicionarios -que ahora sufrían las inclemencias del tiempo- habían salido del Cusco con dirección a las mesetas del gran cañón del Urubamba; además de Bingham, el grupo estaba conformado por el naturalista Harry Ward Foote, el cirujano Wm. G. Erving y el sargento Carrasco, quien, además de encargarse de la seguridad, servía de intérprete debido a sus conocimientos del quechua.
     Pero ese día el clima no se presentaba muy propicio para el recorrido. Tanto así, que Melchor Arteaga, el arrendatario de las tierras donde los exploradores habían pasado la noche y por el ende el único que conocía la zona, tiritaba de frío y se negaba a servir de guía, a pesar del empecinamiento de Bingham, que no cejaba en sus intentos por convencerlo.
     Al final lo consiguió, aunque no tuvo la misma suerte con sus compañeros, que decidieron quedarse en el campamento. El naturalista estaba entusiasmado por incrementar su colección de mariposas, mientras que el doctor prefería quedarse para arreglar su ropa.
     Y en esa fría mañana andina, Bingham, Arteaga y Carrasco, los dos últimos más por trabajo que por convicción, se alejaron del campamento. Nadie podía presagiar siquiera, lo que iban a encontrar. El calendario marcaba 24 de julio de 1911.

El explorador y su conquista
     Viajero impenitente, Bingham, buscaba aquel bastión prehispánico, donde por 35 años habrían vivido -ajenos al dominio español- los últimos incas y gran parte de la nobleza quechua. Un auténtico santuario que se había mantenido aislado del resto del imperio, perdido entre una de las tantas montañas que rodean el Cusco.
     ¿Pero quién era este larguirucho investigador? ¿qué lo animaba a adentrarse por tan insondables caminos incas?. Antropólogo, profesor y explorador innato, Bingham nació en una de las islas de Hawai, llamada Koolau Maui y realizó sus estudios en las universidades de Yale y Harvard, para dedicarse tiempo después a la enseñanza.
     Hasta que un buen día, el explorador que había dentro de él, lo obligó a abandonar las aulas y viajar a la tierra de los incas. Se había fijado una meta: llegar a la ciudad perdida de los hijos del Sol, que era todo un misterio de la historia. La universidad de Yale decidió auspiciar su aventura.
     Y fue así que a sus 35 años, el investigador se encontraba recorriendo a lomo de bestia los alrededores del sonoro cañón del Urubamba, la fortaleza incaica de Salapunco y el complejo de Torontoy, en compañía de un naturalista, un cirujano y un sargento quechua hablante.
    De más está decir que el grupo quedó subyugado por la hechizante geografía: grandes picos nevados, atemorizantes precipicios que se perdían en las rugientes aguas del Urubamba y una fabulosa vegetación que los dejaba sin aliento.
     Los avatares de la travesía lo llevan a la zona de Mandor Pampa, donde conoce al arrendatario Melchor Arteaga, quien al enterarse de la búsqueda, le comentó acerca de la existencia de unas ruinas magníficas, en unas montañas llamadas Huayna Picchu "Montaña joven" y Machu Picchu "Montaña vieja".
     Con la intención de comprobar ese dato, Bingham partió en dirección de aquellas pendientes escarpadas. Hacía frío al iniciar el recorrido, luego el sol calentaría sofocando a los hombres y a las bestias. El viaje se presentaba complicado, la geografía se volvía boscosa y el camino caprichoso y agotador.
     Las dudas sobre si valía la pena o no tan penoso recorrido, empezaban a martillar la cabeza del enjuto historiador. El camino ponía a prueba su disciplina, su perseverancia, su pasión por explorar lo desconocido. Tenía que continuar a pesar de las dificultades, a pesar de ese temible puente de madera y lianas... y lo cruzó, quizás con algo de temor. Bajo sus pies las aguas parecían deseosas de tragarlo.
     Después de casi dos horas de extenuante andar, llegaron a una explanada a casi dos mil metros de altura, en la que encontraron a dos mestizos: Richarte y Álvarez, quienes le ofrecieron algo de comer y beber, además de importantísima información, que le daba un gustito especial a cada bocado.
     Aquellos hombres que compartían sus alimentos, habitaban eso recónditos parajes desde hace 4 años. La tierra era generosa y daba excelentes frutos en las innumerables terrazas desperdigadas en los alrededores; pero los caminos eran difíciles, casi inaccesibles, por lo que ellos salían sólo una vez al mes... ah, y con respecto a las ruinas, dijeron que se encontraban más lejos, en unas montañas de precipicios infranqueables.
     Bingham continuó la marcha en compañía de Carrasco y un nuevo "guía" -un pequeño niño- porque Arteaga decidió quedarse. Ni bien el grupo volteó la loma que estaba por delante, divisó un inesperado paisaje de cientos de terrazas invadidas por el verdor incontrolable de la ceja de selva.
     Pero el camino no terminaba ahí, el pequeño guía se internó por la espesa vegetación hasta llegar a unas construcciones incas, cubiertas por la vegetación; entonces, era necesario abrirse paso entre el denso follaje. Bingham no salía de su asombro, atónito por lo que veía escribió en su diario: "¿Podrá alguien creerme lo que aquí he encontrado...?".
     No le faltaba razón. Todo era tan hermoso, increíble, parecía irreal; porque esas paredes de granito blanco, encajaban a la perfección como si hubieran sido construidas por una mano divina. Qué lugar tan bello. Bingham, debió quedarse sin aliento.
     ¿Cómo se llamaba aquél lugar? Nadie lo sabía. El explorador decidió bautizarla con el nombre de la montaña que la cobijaba: Machu Picchu. Y así sería conocida en el mundo entero.
     Hoy, casi un siglo después de su descubrimiento, la ciudadela inca sigue maravillando. Sus perfectos y finos diseños, sus inmensos muros hechos de grandes bloques de piedra labrada y sus imponentes construcciones, que se mimetizan con la agreste y preciosa naturaleza que la rodea, la convierten en uno de los lugares más visitados del planeta.


ISO 9001 : 2000
CERTIFICACIÓN
Asesoría de Viajes,
Gestión de Operación Turística
&
Comercialización Electrónica de Boletos Aéreos




NUESTROS SITES DE VIAJES Y TURISMO
EN PERU
PERU
Viajes & Tours
Machu Picchu
Camino Inca
Fotos de Perú
Hoteles en Perú Reservaciones
Vuelos en Perú

NUESTROS SITES EN AMERICA LATINA
ARGENTINA
Viajes & Tours
PATAGONIA
Viajes & Tours
CHILE
Viajes & Tours
ECUADOR & GALAPAGOS
Viajes & Tours
BOLIVIA
Viajes & Tours
MEXICO
Viajes & Tours
BRASIL
Viajes & Tours
COSTA RICA
Viajes & Tours











Contáctenos | Contactar Webmasters | Agencias de Viajes

Recursos / Más Información
Actualización: © ENJOY CORPORATION Derechos Reservados